VIDEOS

Loading...

jueves, diciembre 21, 2006

Oligoterapia

La oligoterapia

Artículo escrito por el Dr. Xavier Luque, tomado del sitio: http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=1254
Qué es y en qué se basa
La oligoterapia es lo que llamamos una medicina del terreno y se basa en el uso de los oligoelementos, que son elementos minerales presentes en nuestro organismo en concentraciones muy bajas pero esenciales para el correcto funcionamiento de las reacciones metabólicas de nuestro organismo. Su principal función es la de catalizar reacciones químicas, es decir, facilitan el trabajo de los enzimas, que son los encargados de realizar dichas reacciones, cuyo conjunto constituye el metabolismo de nuestro cuerpo.

Infinidad de causas pueden alterar el correcto funcionamiento de nuestro metabolismo, compuesto por infinidad de reacciones enzimáticas en cadena en cada célula de nuestro cuerpo y que tienen sus particularidades en cada uno de nosotros. Estas particularidades metabólicas junto al resto de factores biológicos y psíquicos que nos definen, hacen que una persona tenga más o menos facilidad para vivir en el medio que lo rodea, es decir, más o menos facilidad para mantenerse sano o para enfermar y poder recuperarse. Todo este conjunto define lo que llamamos terreno individual. Según nuestro terreno tendremos ciertas características genéricas como por ejemplo la tendencia a sufrir determinadas enfermedades.

Como unidad biopsicosocial que somos, estamos continuamente interaccionando y buscando un equilibrio que en condiciones ideales es la salud en su sentido más amplio. Cuando nuestros sistemas de regulación funcionan correctamente se dice que estamos en un estado de compensación. Cuando, por el contrario, nuestros sistemas de regulación son incapaces de recobrar el estado de equilibrio adecuado, entramos en un estado de descompensación donde aparecerán síntomas tanto físicos como psíquicos condicionados también por nuestro terreno individual. Este conjunto de síntomas definirán lo que llamaremos patología funcional, dentro de la cual podemos definir 4 grandes síndromes, cada uno de los cuales es tratado con uno o varios oligoelementos asociados:
Los sistemas de regulación funcionan demasiado: Síndrome hiperreactivo (Manganeso).Los sistemas de regulación no funcionan lo suficiente: Síndrome hiporreactivo (Manganeso-Cobre)Los sistemas de regulación funcionan de forma anárquica o inadecuada: Síndrome distónico (Manganeso-Cobalto)Los sistemas de regulación casi no funcionan: Síndrome anérgico. (Cobre-oro-Plata).

En que nos puede ayudar

Al aportar los oligoelementos catalíticos correspondientes, hacemos que los sistemas de regulación funcionen mejor, permitiendo así la recuperación del equilibrio hacia un estado de compensación, es decir de salud. Este es el momento donde los oligoelementos son más efectivos.

En el caso en que no hiciéramos nada, el desequilibrio funcional evolucionaría hacia la aparición de una patología orgánica (con alteración de estructuras de nuestro cuerpo), donde podemos diferenciar 2 fases: inicialmente entraríamos en un estado lesional reversible, donde los oligoelementos aún tienen capacidad resolutiva, y si sigue el desequilibrio, después aparecería un estado lesional irreversible, en el que el papel de los oligoelementos ya es limitado (únicamente como coadyuvante en ciertos momentos de otras terapias más contundentes). Una valoración previa del terapeuta nos dará una idea de las posibilidades reales de esta terapia en cada caso.

En conclusión, al tratar la oligoterapia las bases del inicio de la enfermedad y las tendencias a enfermar o puntos débiles de la persona, ésta es más efectiva cuanto mas cerca de la alteración funcional nos encontremos.

Al tratar a una persona, tratamos el síndrome en el que se encuentra en ese momento (puede variar a lo largo de la vida) y además añadiremos otros oligoelementos en función de la patología concreta que tenga. En ocasiones es necesario cambiar algún oligoelemento según sea la evolución de la persona.

Origen e historia

El uso mas antiguo de un oligoelemento, data del siglo XIII en que Arnauld de Villeneuve daba trozos de esponja marina asados a enfermos con bocio. Conseguía mejorías pero sin saber que era debido al yodo que contenían las esponjas. En 1819 Coindet demuestra que era el Yodo el responsable de que las esponjas fueran beneficiosas en el bocio.

En 1894 Gabriel Bertrand habla por primera vez del papel necesario del Manganeso
para el correcto desarrollo de organismos como por ejemplo los hongos con los que experimentó. Hasta entonces los oligoelementos eran considerados impurezas sin ninguna función.

En los años 30 Jacques Menetrier, basándose en los trabajos de Bertrand y sus colaboradores, desarrolla lo que podemos considerar la oligoterapia actual, estableciendo sus bases y profundizando en el efecto terapéutico de diferentes oligoelementos en seres humanos.

Actualmente se sigue investigando la aplicación de nuevos oligoelementos en diversas enfermedades.

Tu médico o especialista determinará cuál es vuestro Terreno o Diátesis y qué oligoelementos son los adecuados. Los terrenos se dividen principalmente en: Carencial, Hipoglucemico, Acido, Neurodictonico, Basocolítico, Intoxicado y Oxidado según los laboratorios Nutergia, pioneros y especialistas en Micro nutrición celular, lo que en mi trabajo personal ha resultado de gran eficacia.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
http://miguelleopoldo.googlepages.com/
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
http://mx.groups.yahoo.com/group/LibrePalabra/
http://mx.groups.yahoo.com/group/ALIANZA_DEMOCRATICA/
Conóceme en http://www.redvida.com/profile-miguelleopoldo

El arte y la ciencia de la Naturopatía

Criterio Naturista

El arte y la ciencia de la Naturopatía
Articulo tomado de:
Centro Terapéutico Integral DeMiguel
Calle Doctor Trueta, 7, 1º "B"
08243 - Manresa
Barcelona
Teléfonos: 93 874 27 18 / 629 84 21 50
Mi objetivo como sanitario es permitir que el individuo comprenda su cuerpo. Los conocimientos de fisiología pueden ayudar a ilustrar las causas de los síntomas, y cuando una persona es consciente de ello, aumenta su comprensión de los mensajes que emite su organismo. En la mayoría de los casos, la medicina natural proporciona una medida temporal para aumentar el bienestar, al mismo tiempo que el paciente va poniendo en práctica una serie de cambios, a más largo plazo, en su régimen alimenticio y estilo de vida. Aunque estos fármacos naturales pueden funcionar muy bien en situaciones particularmente graves, el objetivo del naturópata es ayudar al paciente a llevar a cabo cambios a largo plazo para así evitar recaídas en los mismos desequilibrios.
A la primera cita con cada paciente le siguen otras, de una hora de duración, que se repiten de forma regular durante una serie de semanas y meses. Éstas son importantes para identificar cualquier dificultad que hubiese podido surgir en relación al tratamiento, volver a prescribir y ajustar recetas, y tratar nuevos síntomas, de haberlos. Es esencial que el médico sea flexible en su tratamiento, particularmente en el caso de clientes de entornos urbanos estresantes. En algunos casos, los cambios dietéticos radicales (tales como un ayuno supervisado) pueden acelerar el proceso de curación, pero en realidad cualquiera que trabaje, estudie o críe a sus hijos a jornada completa necesita cambios más suaves y factibles en el contexto de su particular estilo de vida. Un progreso más dilatado en el tiempo o el empleo de más suplementos puede ser preferible a crear tratamientos rígidos que el paciente es incapaz de seguir.
La naturopatía es descrita, a menudo, como una "ciencia y un arte". La tendencia hacia finales del siglo veinte era a acentuar el componente científico de ésta, lo que ha sido objeto de caluroso debate dentro del gremio. El argumento no ha sido tanto que la ciencia devalúa el ejercicio de la naturopatía sino más bien la defensa de la filosofía tradicional, que en ningún caso puede ser sacrificada en el proceso. Las ciencias de la salud - y en particular la química, la bioquímica, la fisiología, la anatomía y la patología - constituyen una parte integral de los actuales planes de estudio de la carrera de naturopatía. Como naturópata en ejercicio, pienso que esto es esencial, ya que el tener una base amplia en estas áreas me permite, hoy por hoy, mantenerme al día en la investigación médica y en los avances en el campo de la fitoterapia. Como practicante clínico, sin embargo, es mi comprensión de la medicina naturopática la que me proporciona un marco para mi evaluación de la salud de un individuo y su posterior tratamiento. Este contexto me obliga a ir más allá del tratamiento de los síntomas, a la comprensión del origen de las anomalías y desequilibrios. Sin este marco, poco me diferenciaría de una alópata que receta plantas medicinales en lugar de fármacos.

Campos de la Naturopatía y función del naturopata.
Ante un problema de salud nos encontramos con varias opciones para solucionar o aliviar nuestras afecciones. Conozcamos qué nos puede ofrecer la Naturopatía y la función del naturópata en la actualidad.
Ante un problema de salud, nos encontramos con varias opciones para solucionar o aliviar nuestras afecciones; una de ellas es acudir al naturópata. La Naturopatía se define como el método terapéutico que promueve la recuperación y el mantenimiento del estado óptimo de salud utilizando medios naturales. El naturópata es un profesional especialista en terapias naturales.
Pero, ¿Qué podemos encontrar cuando acudimos a la consulta de un naturópata?.
La consulta del profesional de la Naturopatía debe estar equipada con todo lo necesario para recibir y atender a sus pacientes adecuadamente. La aparatología diagnóstica e infraestructura mínima de su consulta incluirá: camilla, que usará para llevar a cabo las terapias y el reconocimiento que requieran tener al paciente en decúbito, negatoscopio (para valorar estudios por contraste, como las radiografías), fonendoscopio (instrumento de auscultación), esfingonanómetro (para medir la tensión de la circulación sanguínea) báscula, etc. Además, encontraremos preparados y productos para usar o recomendar al paciente (plantas medicinales, fitoterápicos, flores de Bach, cremas con productos naturales para el masaje o su aplicación tópica...), material de consulta bibliográfica e historial clínico de los pacientes. También contará con un ambiente propicio para establecer el diálogo con el paciente y poder así descubrir cuál es no sólo su estado físico sino también el psíquico o emocional. Esto supondrá utilizar el tiempo necesario e imprescindible para la realización de una completa historia clínica del paciente basada en el interrogatorio y la exploración general o selectiva. El resultado de este primer encuentro es hacer una valoración del estado del paciente y plantear cuál es el motivo de la consulta, antecedentes clínicos, antecedentes familiares, quirúrgicos, tratamientos que ha seguido, hábitos alimenticios, y en general, forma de vida y entorno social. En definitiva, realizaremos una anamnesis personalizada y completa que nos permita descubrir cuáles son las características peculiares y particulares que hacen a cada persona un paciente distinto a todos los demás. Según la Naturopatía, la enfermedad toma una individualidad concreta en cada persona por lo que se requiere un tratamiento específico para cada individuo y sus dolencias.
Esta manera de enfocar la Naturopatía se denomina holística, pues considera que el estado de salud de la persona es óptimo cuando ésta se encuentra en equilibrio física, psíquica, mental, emocional y socialmente. Cualquier desequilibrio en alguno de estos aspectos o campos repercute en los demás y el resultado es lo que se llamará enfermedad.
Esto implicará que cuando el paciente va a la consulta con unas molestias físicas, el tratamiento a desarrollar abarcará todos los terrenos además del propiamente físico, ya que el naturópata contempla al ser humano desde un punto de vista integral.
El objetivo principal de la Medicina Holística es ante todo mantener el estado de salud y evitar el desequilibrio que conduce a la enfermedad, y en este sentido la Naturopatía es preferentemente preventiva. Por ello, cuando la enfermedad ha aparecido y se manifiestan unos signos (objetivos) y unos síntomas (subjetivos) del paciente, la finalidad del naturópata no sólo abarcará la supresión de los síntomas, sino también averiguar cuál es el motivo y la causa de ese desequilibrio y, en consecuencia, intentar erradicarlo para que no vuelva a manifestarse. La Naturopatía busca tratar la raíz del problema e intentar eliminar los factores causales. Este camino es más lento que otras vías que basan sus tratamientos únicamente en aliviar síntomas y, no siempre, en erradicar el problema de base, aunque cuenta con la ventaja de que los resultados pueden ser más duraderos y evitan la aparición de muchos efectos secundarios no deseados. Una parte muy importante de la Naturopatía es la que se ocupa de la Dietética y Nutrición. Es fundamental saber qué comemos y qué asimilamos en nuestro aparato gastroentérico, y saber si se están aportando los nutrientes adecuados para un correcto funcionamiento del organismo. Es indispensable una buena dieta para estar en perfecto estado de salud. Así pues, el análisis dietético y nutricional del paciente es imprescindible en toda consulta naturopática y es un aspecto a tener especialmente en cuenta pues la dieta actual va más ligada al tiempo que tenemos para cocinar que a las necesidades del organismo. Esta asignatura se complementa con la Terapia Ortomolecular (orthos: justo) que basa su tratamiento en corregir bioquímicamente los estados patológicos causados por estados carenciales mediante la administración de suplementos vitamínicos, minerales, aminoácidos, enzimas y suplementos dietéticos especiales. En el caso que una modificación de la dieta no sea suficiente, la Terapia Ortomolecular ayudará a que todos los elementos estén en su cantidad justa y se usará cuando los alimentos sean una vía insuficiente de aporte de nutrientes para el organismo, cosa muy común con el actual ritmo de vida.
Otra asignatura que considera la composición bioquímica del organismo es la Terapia con Sales de Schüessler, que debe el nombre a su creador, Wilhelm Heinrich Schüessler. Este método usa como base once sales que son homólogas a las sustancias inorgánicas que se encuentran en la sangre y en los tejidos del organismo. Se administran en concentraciones de orden infinitesimal (de 10-6 a 10-12) similares a las existentes en el organismo, así, no sólo evitamos dosis excesivas, también permitimos equilibrar los niveles bioquímicos incidiendo en las vías metabólicas o actuando como cofactores enzimáticos.
En numerosas ocasiones se han establecido paralelismos entre las sales de Schüssler y otras terapias como la Homeopatía, y cuyo descubridor fue Christian Samuel Hahnemann. Ambas trabajan con diluciones infinitesimales de la sustancia utilizada.
En el caso de las Sales de Schüssler también se utilizan mínimas cantidades aunque se hacen a partir de sustancias homólogas a las que tiene nuestro propio cuerpo, administrándose las que se encuentran en déficit funcional o estructura en el organismo. La Homeopatía utiliza sustancias heterogéneas (de diversos orígenes, tanto animal, como vegetal o mineral) diluidas y dinamizadas. Los efectos fisiológicos de estas sustancias en su forma concentrada (una gran parte son tóxicas) se podrían corresponder, comparativamente, con los síntomas de una enfermedad concreta (principio de semejanza). Por tanto, según la premisa de dosis infinitesimal, las mismas materias primas diluidas y dinamizadas, tendrían un efecto curativo sobre esas alteraciones determinadas. De manera experimental, Hahnemann llegó a la conclusión de que cuanto más diluida estaba una sustancia más capacidad tenía para actuar sobre la psico-emotividad del individuo y de potenciar la fuerza vital capaz de vencer la enfermedad ficticia que crea el remedio homeopático, además de evitar los efectos tóxicos y secundarios.
Siguiendo dentro de la terapéutica que utiliza el método de altas diluciones, junto a la Homeopatía y las sales de Schüessler, encontramos la Oligoterapia (oligo: pequeño). La finalidad de ésta es regular la bioquímica enzimática del organismo con la administración de metales o metaloides como el magnesio, hierro, potasio, litio, etc., los cuales son los mismos que encontramos en nuestro organismo (en baja concentración por eso se les denomina elementos traza) y que actúan en forma iónica como cofactores enzimáticos o catalizadores intermediarios, principalmente. Además, basa la terapéutica en la caracterización del individuo en una de las cuatro diátesis o constituciones principales, que se corresponden con una combinación específica de oligoelementos denominados diatésicos.
Por sus efectos depurativos y drenadotes hepáticos se utilizan el abedul( Betula alba ), el helicriso ( Helichrysum italicum), la fumaria( Fumaria officinalis) , y la escrofularia.
La melisa ( Melissa officinalis), el marrubio ( Marrubium vulgare) y la avena( Avena sativa L.) actúan como moduladores del sistema nervioso y hormonal, teniendo la avena ( Avena sativa L.) también un efecto directo sobre el cuidado de la piel.
El grosellero negro ( Ribes nigrum) tiene una acción importante sobre el metabolismo de la piel, favoreciendo su crecimiento y regeneración.
(Considero a bien hacer una aclaración para no confundir y es que la Naturopatía también tiene sus propias limitaciones, especialmente en aquellos casos donde no sea posible suplir las intervenciones quirúrgicas (Cirugía) ni los tratamientos de urgencia (Medicina de Urgencia) más propios de la Medicina convencional).
Esta práctica médica se usa como primera opción en la mayoría de países orientales (donde tiene parte del origen de sus fundamentos filosóficos); se calcula que entre un 65% y un 85% de la población mundial utiliza los recursos naturales como método de curación. Por lo que respecta a occidente, podemos afirmar que la Naturopatía es una práctica médica cada vez más extendida y reconocida científica y socialmente. Este hecho es producido en parte por la presión de la opinión pública en general, cada vez más consciente y orientada hacia los temas de salud y bienestar natural..
Así pues, la Naturopatía es una especialidad terapéutica en auge de la que cada vez se espera más profesionalidad, rigurosidad y seriedad en su práctica sanitaria.
Al mismo tiempo, no podemos olvidar la formación continuada que debe acompañar siempre al profesional de la Naturopatía a lo largo de su carrera. Será imprescindible adquirir los conocimientos académicos necesarios para su correcta formación y ello incluirá tanto el estudio de las ciencias básicas (Bioquímica, Biología Celular, Anatomía Humana, Fisiología, Patología) como las diferentes ciencias clínicas propias de esta especialidad (Homeopatía, Fitoterapia, Dietética y Nutrición, Terapia Ortomolecular, Hidroterapia, Geoterapia, Iridología, Reflexoterapia Podal......). El estudio de la Bioquímica proporcionará el conocimiento de los componentes químicos que forman parte del cuerpo humano, desde el ámbito más básico como son los bioelementos (C, H, O, N, P, S, Ca, Mg, Fe, etc.), pasando por las combinaciones de éstos en forma de biomoléculas, sean orgánicas (glúcidos, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos, vitaminas, hormonas, etc.) o inorgánicas (agua y las sales minerales); estableciendo el conjunto de reacciones químicas que de manera dinámica se llevan a cabo en todas y cada una de las células que constituyen nuestro organismo (metabolismo celular). En este sentido, la Biología Celular nos permitirá integrar, localizar y diferenciar todos estos procesos químicos en el contexto celular (grado de organización celular) de manera que podamos entender el papel que representarán globalmente en los diferentes tejidos, órganos, sistemas y aparatos de nuestro propio organismo.
La Anatomía permitirá conocer y relacionar las diferentes estructuras y funciones de todas y cada una de las partes que integran el cuerpo humano y la Fisiología, que estudia la función bioquímica de aparatos y sistemas corporales (moléculas y componentes celulares) y sus acciones recíprocas para entender desde ese aspecto qué es lo que nos permite mantener la homeostasis como seres vivos. La Patología permitirá establecer los criterios clínicos necesarios para identificar la enfermedad, entendida como un estado de anomalía en el organismo causada por diferentes trastornos de: función (Fisiopatología), lesiones (Anatomía Patológica), y que se manifiesta con signos y síntomas específicos. La parte subjetiva, psicológica y emocional del paciente se tendrá especialmente en consideración puesto que las disfunciones físicas o bioquímicas están estrechamente relacionadas con éstas. De ahí el resurgir de especialidades médicas que relacionan, al igual que la Naturopatía, la parte física y mental, como es la Psiconeuroinmunología.
Todas estas materias deben ser objeto de un profundo análisis puesto que representan la base científica para poder establecer el origen de lo que está ocurriendo en una persona y determinar cuál ha sido la causa de su enfermedad (etiología) y saber cuál será el tratamiento más adecuado. Los tratamientos se ajustan a cada caso particular. El naturópata cuenta para ello con toda una serie de técnicas, que también son asignaturas dentro de la enseñanza de estudios de Naturopatía.
Encontramos la Fitoterapia (fito: planta) definida como la ciencia terapéutica que usa las plantas medicinales, y los productos derivados de éstas, en el tratamiento de las enfermedades. Esta disciplina es quizá de las más populares e históricas, puesto que el hombre siempre ha utilizado las plantas como método curativo.
¿Quién no ha tomado alguna vez una infusión?
Muchas personas las toman habitualmente sin pararse a pensar que aquella "bebida" tiene unos efectos medicinales en el cuerpo debido a determinadas sustancias que la componen. Estas sustancias, llamadas principios activos o drogas, son las que otorgan los efectos terapéuticos a la planta. Si antiguamente se escogía una planta u otra era en función de los resultados que se observaban objetivamente y que se podían constatar cuando se repetían una y otra vez (método empírico). Gracias a esta tradición se conocen las propiedades de la mayoría de las plantas, aunque actualmente, debido a la labor de investigación en laboratorios, se sabe cuáles son los principios activos que determinan el efecto de la planta en el tratamiento; se determina su localización en la planta y se aíslan para identificarlos. Esto ha dado lugar a las diversas formas de presentación actuales. El método de investigación científica en el campo de la Fitoterapia ha avanzado muchísimo y esto es trasladable a la mayoría de terapias actuales. Un naturópata hoy no sólo sabe qué efectos tiene una determinada sustancia sino por qué los tiene y cómo actúa en el organismo en caso de enfermedad.
Otra herramienta con la que se trabaja es la Geoterapia (geo: tierra; tratamiento con barros o arcillas), y aunque es aplicada en el campo de la Estética y la Cosmética, tiene efectos curativos. La arcilla lleva siglos usándose por sus efectos beneficiosos en la salud. Hoy en día su composición es objeto de estudio para descubrir el porqué de sus probados efectos terapéuticos. La arcilla es una roca sedimentaria formada a partir de la erosión de otras rocas, normalmente granito, y cuyo componente principal es el silicato de aluminio hidratado (que curiosamente es un componente celular más). El resto de sus componentes son otros minerales y oligoelementos (hierro, magnesio, azufre, silicio...) e impurezas, variables según el tipo de arcilla. El conjunto es lo que otorga las cualidades a las distintas arcillas. Las arcillas se aplican externamente por sus beneficios en forma de emplastos en afecciones cutáneas -como eczema, psoriasis, acné o como talco para bebés; como anti inflamatorio, en casos de artritis; y como antiálgico, en casos de artrosis. También absorbe radiaciones electromagnéticas. En ocasiones puede recomendarse la administración vía oral (en grageas o disuelta en agua) por su poder remineralizarte y absorbente de toxinas. La Geoterapia permite su combinación con otras técnicas como la Fitoterapia (añadiendo fitoterápicos a la arcilla...), la Aromaterapia (uso de aceites esenciales) o, incluso, con Flores de Bach, obteniendo así mejores resultados. Tiene especial sinergia combinada con la Hidroterapia (hidro: agua), donde las propiedades terapéuticas del agua, debido a sus características fisicoquímicas y energéticas, se aprovechan en forma de baños, duchas, chorros o fricciones, además de su ingestión. Hoy en día diferenciamos las aguas por su diferente composición química y los tratamientos hidroterápicos se hacen a partir de aguas termales o aguas de manantial. Las aguas termales son aguas mineromedicinales calientes cuyas propiedades son únicas y específicas de cada zona. Este agua se usa en balnearios y esta técnica se llama específicamente Crenoterapia. El agua termal contiene cationes (sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, litio) y aniones (floruros, cloruros, bicarbonatos, sulfatos, silicatos...) que determinarán el tipo de agua. Vía percutánea traspasarán hacia el torrente sanguíneo permitiendo la liberación de sustancias activas en órganos y sistemas cuyos efectos serán beneficiosos para la salud.
Una parte muy importante de la Naturopatía es la que se ocupa de la Dietética y Nutrición. Es fundamental saber qué comemos y qué asimilamos en nuestro aparato gastroentérico, y saber si se están aportando los nutrientes adecuados para un correcto funcionamiento del organismo. Es indispensable una buena dieta para estar en perfecto estado de salud. Así pues, el análisis dietético y nutricional del paciente es imprescindible en toda consulta naturopática y es un aspecto a tener especialmente en cuenta pues la dieta actual va más ligada al tiempo que tenemos para cocinar que a las necesidades del organismo. Esta asignatura se complementa con la Terapia Ortomolecular (orthos: justo) que basa su tratamiento en corregir bioquímicamente los estados patológicos causados por estados carenciales mediante la administración de suplementos vitamínicos, minerales, aminoácidos, enzimas y suplementos dietéticos especiales. En el caso que una modificación de la dieta no sea suficiente, la Terapia Ortomolecular ayudará a que todos los elementos estén en su cantidad justa y se usará cuando los alimentos sean una vía insuficiente de aporte de nutrientes para el organismo, cosa muy común con el actual ritmo de vida.
Otra asignatura que considera la composición bioquímica del organismo es la Terapia con Sales de Schüessler, que debe el nombre a su creador, Wilhelm Heinrich Schüessler. Este método usa como base once sales que son homólogas a las sustancias inorgánicas que se encuentran en la sangre y en los tejidos del organismo. Se administran en concentraciones de orden infinitesimal (de 10-6 a 10-12) similares a las existentes en el organismo, así, no sólo evitamos dosis excesivas, también permitimos equilibrar los niveles bioquímicos incidiendo en las vías metabólicas o actuando como cofactores enzimáticos.
En numerosas ocasiones se han establecido paralelismos entre las sales de Schüssler y otras terapias como la Homeopatía, y cuyo descubridor fue Christian Samuel Hahnemann. Ambas trabajan con diluciones infinitesimales de la sustancia utilizada.
En el caso de las Sales de Schüssler también se utilizan mínimas cantidades aunque se hacen a partir de sustancias homólogas a las que tiene nuestro propio cuerpo, administrándose las que se encuentran en déficit funcional o estructura en el organismo. La Homeopatía utiliza sustancias heterogéneas (de diversos orígenes, tanto animal, como vegetal o mineral) diluidas y dinamizadas. Los efectos fisiológicos de estas sustancias en su forma concentrada (una gran parte son tóxicas) se podrían corresponder, comparativamente, con los síntomas de una enfermedad concreta (principio de semejanza). Por tanto, según la premisa de dosis infinitesimal, las mismas materias primas diluidas y dinamizadas, tendrían un efecto curativo sobre esas alteraciones determinadas. De manera experimental, Hahnemann llegó a la conclusión de que cuanto más diluida estaba una sustancia más capacidad tenía para actuar sobre la psicoemotividad del individuo y de potenciar la fuerza vital capaz de vencer la enfermedad ficticia que crea el remedio homeopático, además de evitar los efectos tóxicos y secundarios.
Siguiendo dentro de la terapéutica que utiliza el método de altas diluciones, junto a la Homeopatía y las sales de Schüessler, encontramos la Oligoterapia (oligo: pequeño). La finalidad de ésta es regular la bioquímica enzimática del organismo con la administración de metales o metaloides como el magnesio, hierro, potasio, litio, etc., los cuales son los mismos que encontramos en nuestro organismo (en baja concentración por eso se les denomina elementos traza) y que actúan en forma iónica como cofactores enzimáticos o catalizadores intermediarios, principalmente. Además, basa la terapéutica en la caracterización del individuo en una de las cuatro diátesis o constituciones principales, que se corresponden con una combinación específica de oligoelementos denominados diátesicos.
También se emplea, aunque con menor frecuencia, la Organoterapia. Ésta usa órganos y tejidos de animales sanos como materia prima para sus tratamientos sobre los órganos y tejidos análogos del paciente, obteniéndose buenos resultados en el caso de enfermedades autoinmunes o degenerativas en las que los órganos padecen disfunciones causadas por agentes endógenos o exógenos. Después de varios procesos a los que son sometidos algunos órganos, como pulmón, hígado, piel, arteria, etc., se obtienen unos productos que actuarán como anticuerpos, disminuyendo la respuesta inflamatoria o autoinmune y en otros casos aumentando la capacidad de regeneración del tejido dañado.
Estas son algunas de las disciplinas que estudia e investiga el naturópata y que le permitirán adquirir varios caminos alternativos para hacer un tratamiento integral tras un reconocimiento exhaustivo del paciente hasta determinar la problemática que éste padece. Y para llegar a este reconocimiento cuenta con el diagnóstico convencional, pero también, con otros sistemas propios de la naturopatía como la Iridología (diagnóstico por el iris) y la Kinesiología. La Iridología permite, mediante la observación con una simple lupa y la interpretación de los signos y morfologías que muestra el iris, evaluar el estado de salud del paciente. Para esta disciplina todo el organismo tiene su representación refleja en el ojo y, por tanto, si un órgano está afectado se manifestará de forma refleja en la trama del iris. Hace más de un siglo que el Dr. Péczely confeccionó el primer mapa del ojo que se ha mantenido sin demasiadas variaciones hasta la actualidad. A través del diagnóstico del iris se pueden detectar tendencias patológicas, la evolución de las enfermedades que están cursando e incluso se pueden observar las que se han padecido en el pasado.
Otro método de diagnóstico es la Kinesiología (Kinesis: movimiento), donde osteópatas y quiroprácticos fueron pioneros en su práctica. Se fundamenta en la observación de las respuestas musculares ante unos estímulos mecánicos, químicos o energéticos; aquí la palabra clave sería decir que es un "test muscular" que revela el origen de ciertas anomalías funcionales (físicas, químicas, emocionales o energéticas). Se sigue un protocolo para testar 14 músculos dobles que cada uno se asocia a un órgano y cada órgano se asocia a una emoción o actitud.
Aún hay otros caminos a seguir por el naturópata como la Reflejoterapia Podal, que además de una técnica para evaluar el estado de salud del paciente, también se considera terapéutica. Permite el tratamiento de cualquier parte del cuerpo por el efecto reflejo que se obtiene a partir de la manipulación, presión o masaje en el pie. En este sentido, entiende que una zona determinada del pie se corresponden con un órgano del cuerpo. Por ello, el pie mostrará signos visibles y sensibles interpretables por el terapeuta, además de guiarse por las sensaciones subjetivas del paciente al tratar una determinada zona, para determinar la evaluación y diagnóstico.
El Masaje es una técnica opcional en el estudio y la aplicación terapéutica del naturópata. Es decir que no necesariamente pertenece a su competencia terapéutica, puesto que ya hay profesionales que se dedican a desempeñar esta función específica. Pero se considera de utilidad el gran apoyo coadyuvante que representa el uso de estas técnicas manipulativas en el tratamiento de alteraciones osteoligamentosas, psicológicas y otras.
La materia que permite evaluar y tratar el estado emocional y psicológico del individuo corresponde a las Flores de Bach (elaboradas a partir de maceraciones de flores en agua). Su efecto incide en el aspecto emocional y más profundo del paciente. En este caso, como en otros campos donde se utilizan altas diluciones, reside la polémica de la falta de moléculas de dichas plantas en los elixires. Todas las técnicas dilucionales que se han descrito siempre tienen una vertiente pronunciada hacia la psique del enfermo y cuanto más pequeñas son las dosis utilizadas mayores son sus efectos energéticos.
Todos estos conocimientos, sumados a los que añade por su cuenta el buen naturópata, son los que van a determinar lo que encontraremos en la consulta.
No se usan nunca muchas técnicas a la vez pues unas solaparían los efectos del resto y no tendríamos una orientación clara sobre el beneficio particular de cada una de ellas. Será el criterio del profesional naturópata el que determine la utilización de una u otra terapia dependiendo de las necesidades del enfermo.
La finalidad de todos los que trabajamos en el campo de la salud es devolver a los enfermos ese equilibrio que les permita vivir en un estado de bienestar. El objetivo procurar el mejor estado de salud y la más pronta recuperación del paciente.
BASES DE LA MEDICINA NATURAL
1.El ser humano forma parte de una globalidad universal.
El ser humano forma parte del Cosmos. No es ni más ni menos importante que cualquier otro componente del mismo.

El ser humano está sumergido dentro del medio ambiente cósmico universal. Ambos se influyen mutuamente. Esta influencia debe ser mutuamente respetuosa y equilibrada, para que se mantengan la vida y la salud.Respetar este equilibrio es cuidar la salud del ser humano.La única forma de mantener y de recuperar la salud es respetar las leyes de la Naturaleza.
2. Es primordial identificar y tratar las causas de los desequilibrios (Tolle causam).
El orden natural de la vida en el Cosmos tiende a mantener un equilibrio energético universal.
Los problemas en el organismo humano surgen cuando por algunas causa, este equilibrio energético se pierde a nivel individual.

No puede haber curación si no se eliminan las causas de este desequilibrio energético.
Combatir y eliminar los síntomas no hace más que dificultar la curación y perjudicar las perspectivas de salud a largo plazo.

Al eliminar las causas profundas del desequilibrio, es posible que se produzcan reacciones defensivas en un organismo que estaba estresado o intoxicado, originándose lo que se llaman crisis curativas. Son buenas señales que nos obligan a reflexionar, pero nunca a abandonar el proceso de búsqueda del equilibrio.

Una vez el organismo se ha librado de las toxinas físicas o mentales que le enfermaban, el camino de la curación queda libre. Sólo es preciso tener la paciencia y la perseverancia necesarias para dejar que actúen las energías curativas propias del individuo en conjunción con las de la Naturaleza o medio ambiente en el que se mueve.

Por lo tanto, la enfermedad debe ser considerada como una llamada imperativa a la reflexión y al cambio.

Los factores naturales que nos dieron la vida, son los que nos ayudarán primordialmente a la recuperación del equilibrio energético perdido.

Estos factores vitales son los alimentos naturales libres de contaminación y de manipulación (en especial los alimentos crudos naturales), el aire puro, el agua pura, el sol con prudencia, el ejercicio físico con mesura y una actitud mental positiva, todos ellos basados en el poder curativo de la Naturaleza.

En muchas ocasiones incluso, en casos que parece que no tienen cura con los medios habitualmente empleados, se consigue una gran mejora con algunos cambios, a saber: sustituir la leche de vaca por leche vegetal (soja, almendras), las carnes por hortalizas y legumbres, el azúcar por miel, el pan blanco por el pan integral y los alimentos refinados por alimentos naturales eco-biológicos certificados, etc. complementados con el abandono de los hábitos dañinos (tabaco, alcohol, colas, estrés, exceso de sedentarismo, automedicación, etc.).

3. La Naturaleza es el poder curativo por excelencia (Vis Natura Medicatrix).

La Naturaleza proporciona al ser humano la energía precisa para mantener y recuperar su vitalidad.

El organismo humano tiene una tendencia natural a recuperar el estado de equilibrio vital (homeostasis).

El terapeuta naturista facilita a cada persona la orientación para desarrollar esta capacidad de recuperación del equilibrio energético vital.

El organismo humano reacciona en el sentido de recuperar este equilibrio energético cuando se eliminan los obstáculos que lo impiden.

Los síntomas molestos, no son más que avisos de que hay que eliminar estos obstáculos producidos por conductas equivocadas.

4. Los tratamientos nunca deben perjudicar (Primum non nocere).


a) En medicina natural no se emplean métodos o productos que tengan riesgo de efectos secundarios. Importa la seguridad, no la rapidez.
b) No hay que pretender eliminar los síntomas sino las causas.
c) Hay que respetar y favorecer el proceso natural de curación, eligiendo las terapias más sencillas y seguras, que permiten la libre acción de las fuerzas curativas naturales.
d) Cuanto más compleja es una terapia o un medicamento, más probabilidades hay de efectos secundarios o de errores. Quien es tributario de un sistema terapéutico, debe tener absoluta confianza en el mismo, y conocer sus efectos y posibilidades.


5.Educar a la gente e informar al paciente.


El Naturismo es una filosofía y una forma de vida y un sistema de salud que interesa a todos los seres humanos.

Es misión de todos los que disfrutan de sus ventajas, el darlo a conocer al máximo número de personas.

En especial quienes sufren de enfermedad, deben ser informados de las causas de su dolencia y de la manera tan fácil de recuperar la salud siguiendo las leyes de la vida natural y sana.
Esta educación e información diseminadas a todos los niveles, sería la mejor forma de conservación general de la salud y prevención de la enfermedad.

En toda sociedad, la prevención de la enfermedad debería tener absoluta prioridad, mediante las normas de alimentación sana, ejercicio racional y moderado y demás recursos vitales que nos ofrece generosamente la Naturaleza.

Esta es precisamente el objetivo principal del Naturismo y la Naturopatía.

6. Los principales preceptos que la ley natural pone como condición para mantener la normalidad orgánica son:


Respirar mejor. Alimentarse de productos naturales. Beber suficiente agua. No dar demasiada importancia a los asuntos secundarios. Ser sobrios constantemente. No estar jamás ociosos. Hacer ejercicio físico con regularidad y moderación. Vestir sencillamente y con holgura. Procurar ser positivos ante cualquier circunstancia negativa. La persona sana es optimista, se afirma a si misma y robustece su voluntad. Vive satisfecha de su suerte, porque todo lo tiene con la salud. Es consciente de su destino. No conoce las rivalidades ni la envidia.


7. Los medios naturales de protección de que dispone el ser humano, están representados fundamentalmente por la inmunidad y la inflamación; o sea que la respuesta a los posibles ataques procedentes del medio ambiente, pueden ser reacciones de tipo inmunitario o bien de tipo inflamatorio:


En el primer caso se denomina así a la capacidad de resistencia ante una agresión externa determinada, mediante la formación de antitoxinas, anticuerpos, bacteriolisinas, etc.
Las inflamaciones son una alteración patológica de cualquier parte del organismo, caracterizada por trastornos de la circulación en la sangre y frecuentemente por aumento de calor, enrojecimiento, hinchazón y dolor, con impotencia funcional.

En ambos casos, se trata de avisos para reflexionar sobre la forma de evitar estas agresiones o alteraciones.


8. Terapias que favorecen el proceso natural de curación:


a) Dietoterapia: La dieta correcta es indispensable para la curación. Dentro de ella se pueden incluir la alimentación eco biológica, la suplementación dietética, la oligoterapia y la ayuno-terapia.

b) Estimulantes naturales: Las plantas medicinales, el agua, la arcilla, la respiración correcta, los baños de sol y los aceites esenciales son estimulantes naturales muy eficaces.

c) Estimulantes manuales: Existen en gran número, siendo los principales el Masaje, la Osteopatía, la Reflexoterapia, el Drenaje linfático, la Técnica metamórfica, el Shiatsu, etc.

d) Estimulantes dinámicos: También en gran cantidad, como son el Tai-Chi, los ejercicios isométricos, el método Pilates, reeducación postural, técnica Alexander, etc.

e) Estimulantes energéticos: Como la Acupuntura, la Homeopatía, el Reiki, la Imposición de manos, el Toque tera-péutico, la Kinesiología, la Magnetoterapia, la Gemoterapia, etc.

f) Estimulantes mentales: Entre los que destacamos las Flores de Bach, la Meditación, el Yoga, la Sofrología, la Músico terapia, la Visualización positiva, etc.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
http://miguelleopoldo.googlepages.com/
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
http://mx.groups.yahoo.com/group/LibrePalabra/
http://mx.groups.yahoo.com/group/ALIANZA_DEMOCRATICA/
Conóceme en http://www.redvida.com/profile-miguelleopoldo

LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR O TRATAMIENTO BIOQUÍMICO

Nutrición Ortomolecular

LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR O TRATAMIENTO BIOQUÍMICO
La Nutrición Ortomolecular o tratamiento bioquímico es el restablecimiento de la salud a través de las correcciones bioquímicas patológicas que aparecen detrás de toda enfermedad.
“Nutrición Ortomolecular significa conservar una salud óptima y tratar las enfermedades variando las concentraciones de las sustancias que están presentes en el organismo y que son necesarias para una buena salud”. Así es como introdujo y acuñó Linus Pauling, -premio novel de química y de la paz en los años 1954 y 1963 respectivamente- un revolucionario concepto de la NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR conocido en los EE.UU. desde hace más de tres décadas.
El tratamiento bioquímico trata las enfermedades con nutrientes naturales, no con medicamentos, sustancias naturales que forman parte de nuestro organismo, del torrente vital que nutre cada órgano, sistema y célula que conforman nuestro ser.
Por lo tanto no hay nada extraño en la nutrición ortomolecular. A través de: las vitaminas, aminoácidos, minerales, oligoelementos, enzimas, ácidos grasos y fitonutrientes, seremos capaces de restablecer el equilibrio bioquímico, requisito imprescindible para la salud integral.
Nutrición Ortomolecular significa molécula correcta o elemento nutritivo esencial, tomado en la dosis óptima, en el momento adecuado y de la forma adecuada. La ciencia de la nutrición ortomolecular, nos enseña a restablecer la salud del enfermo ajustando la dieta y los nutrientes a la “individualidad bioquímica” de cada sujeto. Lo más importante es prevenir, aumentar las defensas naturales innatas en cada organismo, y restablecer el desequilibrio del organismo enfermo a fin de alcanzar una salud completa.
Ya que en toda pre-enfermedad existen alteraciones en el medio celular debemos restableces el equilibrio con moléculas naturales como medida preventiva. La pre-enfermedad nos alerta a través de múltiples síntomas reveladores, aportando datos muy interesantes para el buen profesional de la salud.
Cuando aparecen estos primeros síntomas, es el momento de actuar para evitar problemas mayores. Algunos de los síntomas más sobresalientes que manifiestan antibienestar son:
Cambios de humos, crisis de hipoglucemia, síndrome de fatiga crónica, migrañas, jaquecas, insomnio, astenias generales, ansiedad, angustia, depresión, obesidad, delgadez excesiva, úlceras, diarreas, nerviosismo, dolores artrósicos, artritis, celulitis rebelde, pérdida de memoria, estreñimiento, mala circulación, piernas pesadas, varices, hemorroides, eczemas, colesterol, mal estado de las uñas, cabello y piel, herpes labial o sexual, transpiración excesiva, mala visión nocturna, alergias, cándidas, etc…
Los complejos ortomoleculares “bien empleados” no producen ningún efecto negativo, ni dependencia terapéutica alguna, sino que restablecen las alteraciones del enfermo a través de un reequilibrio químico.
CONSEJOS PARA LA UTILIZACIÓN DE LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR
1. Los complementos nutricionales multivitamínico/minerales y ácidos grasos esenciales, son recomendables tomarlos en las comidas para favorecer una integración enzimática máxima y por tanto una mejor asimilación.
2. La vitamina C es mejor tomarla fuera de las comidas, con el fin de no interferir en el proceso digestivo.
3. Las enzimas digestivas son recomendables tomarlas 15 minutos antes de las comidas, a fin de favorecer La transformación de los alimentos.
4. Los suplementos probióticos son recomendables tomarlos antes de las comidas para su óptima utilización.
5. Los aminoácidos son aconsejables ingerirlos fuera de las comidas, con agua o zumo, evitando la leche o proteínas, a fin de evitar la competitividad entre ellos y por tanto su actividad selectiva.
6. Los complejos herbarios son recomendables tomarlos ½ hora antes de las comidas o fuera de ellas para la mejor utilización de sus principios activos.
7. Los complementos nutricionales contribuyen y garantizan en muchos casos una nutrición óptima, pero en ningún caso pueden sustituir una alimentación saludable.
8. Salvo algunas excepciones como las vitaminas liposolubles A, D y K, el resto de las vitaminas no presentan ningún riesgo de toxicidad para nuestro organismo, aún en dosis muy superiores a las del CDR (cantidad diaria recomendada). Los complementos nutricionales no son medicamentos y tienen como objetivo conseguir un equilibrio bioquímico en nuestro organismo, condición indispensable para obtener una salud integral.
9. La dosis de los suplementos nutricionales será ajustada por consejo o determinación profesional, ya que la dosis dependerá del estado e idiosincrasia del individuo en cuestión. No obstante, puede servir como consejo práctico general el método de suplementación progresivo, es decir, ir incrementando la dosis progresivamente hasta ajustarla.
DOSIS ÓPTIMA, TERAPÉUTICA U ORTOMOLECULAR
La cantidad de aporte de nutrientes es diez o más veces superior a la dosis diaria recomendada ¿por qué?, hay múltiples razones, algunas de ellas son:
  • Para corregir una deficiencia nutricional.
  • Para suplementar y ayudar a determinadas personas a cubrir un requerimiento extra de uno o varios nutrientes específicos.
  • Conseguir una nutrición óptima de acuerdo con los estudios científicos más recientes realizados en nutrición clínica y salud.
  • Estimular la energía vital innata en el organismo para favorecer la eliminación o drenaje de sustancias tóxicas, venenos o microorganismos patógenos.
  • Regular todas las funciones biológicas que comprometen un perfecto estado de salud física y psíquica.
La dosificación ortomolecular tiene por objeto alcanzar un estado de nutrición óptima, y la dosis estará aconsejada en función de la individualidad bioquímica del sujeto además de otros factores o estados particulares. Algunos de estos son:
1. La eficiencia de la digestión, absorción y utilización de los alimentos.
2. La individualidad bioquímica personal.
3. La edad.
4. El sexo.
5. Estado fisiológico: gestación, lactancia, adolescencia, etc..
6. Estrés psicológico o emocional.
7. Actividad física y psíquica.
8. Herencia genética.
9. Deficiencia de nutrientes en la tierra y por tanto en los alimentos.
10. consumo de productos refinados: azúcar, harinas refinadas, “comida basura”, conservas; así como la forma de cocinar.
11. Exposición diaria a contaminantes ambientales y laborales.
12. Toxemia corporal por: consumo prolongado de fármacos, inhalación y absorción de sustancias químicas nocivas como: metales pesados, aditivos, conservantes, aromatizantes alimentarios, cosméticos, productos industriales, “aguas potables”, etc..
13. Tabaco, alcohol, café, té y otras drogas perjudiciales.
Existe una diferencia clara la CDR (cantidad diaria recomendada) y la dosis de NO (nutrición óptima u ortomolecular), preconizadas por muchos investigadores y nutricionistas entre los que destacan Pauling y Williams. La CDR determina justamente la cantidad mínima de nutrientes que permite no enfermar en condiciones “normales”; pero esta noción ha sido criticada por Pauling y otros muchos científicos porque no responde ni mucho menos a una nutrición óptima ni contempla algunos factores importantes enumerados anteriormente.
En 1974, Williams Proxmire, senador del estado norteamericano de Wisconsin, escribía en la revista Let’s Live “Las raciones diarias definidas por la CDR no constituyen en el mejor de los casos más que una ración “recomendada” sobre la base de unas normas antediluvianas destinadas a la prevención de terribles enfermedades. En el peor de los casos, son el producto de conflictos de intereses y de puntos de vista egoístas de ciertos sectores de la industria alimentaria. Nunca se establecen en dosis que aseguren una salud y una nutrición óptima”. Pauling refiere que no existe ninguna razón para que la CDR sea idéntica en cada sujeto, cuya especificidad genética tiene, naturalmente, como consecuencia inmediata, una individualidad bioquímica, biológica, fisiológica y psicológica.
RAZONES POR LAS QUE DEBEMOS EMPLEAR LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR
Según numerosos estudios realizados a gran escala en E.E.U.U. y Europa, como el Hanes 1 y SU.VI.MAX, se desvela que el 80% de la población sufren serias deficiencias de los principales nutrientes para mantener una salud óptima, esta situación de subcarencia puede desembocar en enfermedades más o menos graves que a la larga pueden generar otras más graves, incluso irreversibles. Son muchos los factores que justifican una suplementación nutricional para alcanzar niveles óptimos de nutrientes como por ej.:
1. Deficiencia de nutrientes en la tierra y por tanto en los alimentos.
2. Industrialización, refinamiento y almacenamiento de los alimentos. Consumo excesivo de agentes queladores y destructores de nutrientes como conservantes, aditivos, colorantes, aromatizantes etc.
3. Pérdida de nutrientes por consumo excesivo de alimentos enlatados, congelados y mal cocinados.
4. Mala educación gastronómica (a menudo incorrectas combinaciones alimentarias, exceso de alimentos fritos, refinados e indebidamente cocinados).
5. Una insuficiencia enzimática por no proveerse de alimentos frescos y crudos, puede degenerar en problemas claros de digestión, absorción y disponibilidad de los alimentos.
6. La individualidad bioquímica es un factor que no se tiene en cuenta y sin embargo de importancia capital, según investigó el Dr. Willians.
7. Otros factores como: la edad, sexo, estado fisiológico, estrés, contaminación exógena, consumo de algunos medicamentos, etc., pueden favorecer el desarrollo de diferentes enfermedades.
8. Son claras las evidencias que demuestran que una dieta “equilibrada” no suple las dosis necesarias de nutrientes para optimizar nuestra salud, de ahí la importancia de aportar diariamente un complemento adicional.
9. Si cada célula de nuestro organismo, bioquímicamente individual, recibe los elementos nutritivos óptimos para su correcto funcionamiento biológico, el medio interno estará en condiciones favorables para controlar la aparición de enfermedades infecciosas, degenerativas y de otra etiología que no deriven de un factor genético.
La nutrición ortomolecular como se le llama a la suplementación nutricional terapéutica es por tanto la punta de lanza en la lucha de la enfermedad y su prevención en este nuevo milenio.
Esta información no pretende sustituir ningún tratamiento ni inducir a la auto prescripción.

Consulte a su médico o especialista.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
http://miguelleopoldo.googlepages.com/
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
http://mx.groups.yahoo.com/group/LibrePalabra/
http://mx.groups.yahoo.com/group/ALIANZA_DEMOCRATICA/
Conóceme en http://www.redvida.com/profile-miguelleopoldo

AHANAOA A.C.

AHANAOA A. C.

Portal Oficial de la Asociación Hispano Americana de Nutriología Alternativa Ortomolecular y Antienvejecimiento Asociación Civil

Inscríbete a nuestra asociación de nutrición ortomolecular y antienvejecimiento: AHANAOA A. C.

Método Ortomolecular

En medicina ortomolecular se considera que las enfermedades se originan por causas múltiples no específicas, congénitas o adquiridas. Estas causas dan lugar a aberraciones bioquímicas, cuya acumulación da lugar a los síntomas e indicios, de los cuales se sigue la percepción de un estado de enfermedad. Algunas enfermedades clínicamente evidentes se pueden describir como conjuntos difusos de anomalías bioquímicas. Claramente, es ventajoso que los médicos reconozcan y corrijan los pequeños conjuntos de anomalías bioquímicas a los pacientes en una fase temprana, antes de que la extensión de las anomalías dé lugar a enfermedades reconocibles.

En la práctica, el doctor ortomolecular confía en gran medida en las pruebas de laboratorio. Además de las analíticas clínicas estándar, los doctores ortomoleculares emplean una amplia gama del sofisticados análisis de laboratorio, incluyendo análisis de aminoácidos, ácidos orgánicos, vitaminas y minerales, el estado de vitaminas funcionales, hormonas, inmunología, microbiología y función gastrointestinal. Muchas de las pruebas más nuevas no han sido aceptadas por la medicina convencional.

La terapia ortomolecular consiste en procurar proporcionar cantidades óptimas de sustancias normales al cuerpo, comúnmente por administración oral. En los primeros tiempos de la medicina ortomolecular, esto significó generalmente terapias con dosis altas de un solo nutriente. Sin embargo, algunas dolencias requieren dejar de tomar temporalmente sustancias normales. Así, lo “óptimo” es una cuestión de juicio clínico. A menudo, el médico ortomolecular emplea múltiples sustancias vitales (aminoácidos, enzimas, nutrientes no esenciales, hormonas, vitaminas, minerales, etc.) en un esfuerzo terapéutico de restaurar éstos (o sustancias derivadas de ellos) a los niveles estadísticamente normales en personas jóvenes sanas.

La suplementación con dosis relativamente grandes de vitaminas se da a menudo y la terapia conocida por el nombre de "terapia de megavitaminas" se ha llegado a asociar popularmente con este campo. La terapia de megavitaminas es la administración de cantidades grandes de vitaminas, a menudo muchas veces mayor que la cantidad diaria recomendada (RDA por sus siglas en inglés, de "recommended dietary allowance"). Los ácidos grasos de cadena corta son producidos por la fermentación de la fibra dietética en el colon, después son absorbidos y utilizados, ayudado a menudo con una combinación de probióticos, de prebióticos y de los “gliconutrientes” que se agregan a la dieta.

Las sustancias pueden ser administradas cambiando la dieta para acentuar ciertos elementos altos en nutrientes, suplementación dietética con tabletas, o la inyección intravenosa de soluciones nutritivas.

Un estudio publicado en mayo de 2004 [1] por el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa se enfocó en quién utilizaba la medicina complementaria y alternativa (CAM, por sus siglas en inglés, de Complementary and Alternative Medicine), qué se utilizaba y por qué fue utilizada en los Estados Unidos por adultos a partir de 18 años durante 2002. Según este reciente estudio, la terapia de megavitaminas era la novena terapia de CAM más generalizada (2.8%) en los Estados Unidos durante 2002 [2] .
En conformidad con estudios anteriores, este encontró que la mayoría de los individuos (54.9%) utilizaban terapias de CAM conjuntamente con la medicina convencional (página 6):
El hecho de que solamente el 11.8% de adultos buscaran los cuidados de un médico alternativo licenciado o certificado sugiere que la mayoría de los individuos que utilizan terapias alternativas se auto-recetan o auto-medican.

Relación con la medicina convencional
La Sociedad Internacional para la Medicina Ortomolecular tiene entre sus miembros y autores muchos doctores convencionalmente entrenados. Sin embargo, la medicina convencional o alópata, ve la mayoría de las terapias ortomoleculares como escasamente probadas para el uso clínico, tanto por la carencia de estudios oficiales como por los conflictos de los estudios realizados.
La medicina ortomolecular demanda una farmacología alimenticia en desarrollo que se solape entre la medicina natural y la medicina convencional.

La relación entre la medicina convencional y los autores ortomoleculares ha sido a veces de antagonistas desde el punto de vista técnico. Algunos autores han afirmado que las políticas partisanas, la influencia de la industria farmacéutica y las cuestiones competitivas son factores significativos. Otras terapias ortomoleculares están reconocidas y permitidas oficialmente desde hace tiempo en Europa y Japón.

Doctores ortomoleculares
Glen Dettman
Abram Hoffer
Archie Kalokerinos
Fred R. Klenner
Julian Whitaker

Científicos ortomoleculares
Irwin Stone
Linus Pauling

Referencias
Estudio publicado por el National Center for Complementary and Alternative Medicine en mayo de 2004
Informe de terapia de megavitaminas, tabla 1, página 8 (pdf)
Abram Hoffer (1998) Putting It All Together: The New Orthomolecular Nutrition, McGraw-Hill, ISBN 0879836334
Abram Hoffer, M.D. with Linus Pauling (2004) Healing Cancer: Complementary Vitamin & Drug Treatments, CCNM Press, ISBN 1897025114
Pauling, Linus (1986) How to Live Longer and Feel Better, W. H. Freeman and Company, ISBN 0-380-70289-4
Roger J. Williams, Dwight K. Kalita (1979) Physician's Handbook on Orthomolecular Medicine, Keats Publishing, ISBN 0879831995
Melvyn R. Werbach, Jeffrey Moss (1999) Textbook of Nutritional Medicine, Third Line Press, ISBN 0961855096
Joseph E. Pizzorno, Jr., Michael T. Murray (November 2005) Textbook of Natural Medicine, 3rd edition, Churchill Livingstone, ISBN 0443073007 · 2368pp

Véase también
Life extension
List of life extension related topics
Megavitamin therapy

Enlaces externos
Orthomolecular Medicine
Orthomolecular Medicine Online
DoctorYourself.com - Personal site of Andrew Saul PhD, Contributing Editor for the Journal of Orthomolecular Medicine.
Analysis of Megavitamin Therapy
Orthomolecular Therapy, a critical analysis by Stephen Barrett
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Medicina_ortomolecular"

MEDICINA ORTOMOLECULAR

La medicina ortomolecular, nutrición ortomolecular o nutrición óptima es una terapia que acentúa el uso de las sustancias naturales encontradas en una dieta sana, tales como vitaminas, minerales dietéticos, enzimas, antioxidantes, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibra dietética y ácidos grasos intestinales de cadena corta (SCFA), para la prevención y el tratamiento de enfermedades. La medicina ortomolecular se centra en el papel de la nutrición apropiada en relación con la salud. La nutrición óptima afirma que muchas dietas típicas son escasas para la salud a largo plazo. La nutrición es lo primero en los diagnósticos y tratamientos de medicina ortomolecular, y los medicamentos se utilizan solamente para indicaciones específicas.
La medicina ortomolecular se define como la disposición de la constitución molecular óptima, especialmente la concentración óptima de las sustancias que están normalmente presentes en el cuerpo, para los propósitos de tratar la enfermedad y de preservar la salud.
Linus Pauling propuso el término “medicina ortomolecular” en 1968 en la revista Science. El campo de la psiquiatría ortomolecular se ocupa del uso de la medicina ortomolecular de tratar problemas psiquiátricos.