VIDEOS

Loading...

viernes, enero 27, 2006

Alzheimer y Parkinson: Hay buenas noticias

Alzheimer y Parkinson: Hay buenas noticias
EFE
Diciembre 28, 2005
A simple vista son dolencias muy diferentes: una de ellas estropea sobre todo el cerebro y el entendimiento, sumiendo a la mente más brillante en las sombras; la otra, deteriora principalmente los nervios y el movimiento, convirtiendo el prodigioso cuerpo humano en un muñeco sin control.

Sin embargo, tienen algunos elementos en común: su incidencia aumenta a medida que crece la expectativa de vida y la gente vive más años, su evolución larga y progresiva va erosionando sin prisa, pero sin pausa la calidad de vida del paciente y el ánimo de sus cuidadores, y atacan desde distintos frentes a las células encefálicas del sistema nervioso central, el auténtico centro del control u ordenador central del organismo humano.

Además, al igual que otras dolencias neuro-degenerativas asociadas al envejecimiento, se pueden diagnosticar y tratar en cierta medida, pero todavía se desconocen sus causas, lo cual imposibilita de momento su prevención y curación.

Las últimas investigaciones abren caminos cada vez más numerosos y prometedores para frenarlas y tratarlas: algunos pasos son más grandes que otros, pero todos van en la misma dirección: hacia la derrota del Parkinson y el Alzheimer.

La vitamina E dietética es protectora

Una alimentación rica en vitamina E, tanto en dosis moderadas como altas, puede prevenir el desarrollo del Parkinson, según una revisión de los ocho mejores estudios sobre este aspecto desde 1966 hasta 2005, realizado por investigadores del Hospital Victoria, de Quebec, Canadá. Otro dato: al parecer, la vitamina C y el betacaroteno no tienen la misma capacidad neuroprotectora y los suplementos dietéticos de vitamina E, no ofrecen la misma protección que las fuentes naturales provenientes de la dieta.

No hay una explicación clara para este efecto: es posible que la vitamina E tenga un efecto neuroprotector, o que quienes la consumen en mayor cantidad tengan un estilo de vida más saludable que contribuya a prevenir la enfermedad.

Respecto de la menor eficacia protectora de los suplementos, puede que la vitamina tomada en pastillas no sea tan eficaz como la consumida a través de los alimentos, donde se halla muy presente y la cual llega en una forma más activa al cerebro.



La vacuna que se probará de nuevo



Esta inmunización contra la enfermedad de Alzheimer podrá ser probada de nuevo en España en personas en 2006, tras haberse suspendido hace cuatro años por los efectos secundarios, si se demuestra su seguridad en los ensayos clínicos en fase I que se están realizando en la actualidad, y que estarán concluidos a finales de 2005, según el neurólogo Rafael Blesa, director del Servicio de Neurología del Hospital Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

La primera inmunización activa comenzó en 2001, pero tuvo que suspenderse por los efectos secundarios que produjo en un pequeño grupo de pacientes: 18 sufrieron encefalitis, de los cuales tres fallecieron. Tras esa experiencia fallida, los expertos confían en que en esta ocasión no haya efectos secundarios en el desarrollo de anticuerpos, aunque paralelamente se intentarán otras alternativas, como la inmunización pasiva.

La importancia de medir el colesterol

El control de los niveles de colesterol también puede ayudar a diseñar los tratamientos para el Alzheimer. Según un estudio de la Universidad de Heidelberg, Alemania, los niveles altos de esta grasa sanguínea pueden estar vinculados a su vez con una cantidad más elevada de la proteína beta-amiloide, cuya acumulación es una característica central de la enfermedad y se cree que conduce al mal funcionamiento y a la muerte neuronal.

Esta proteína, producida en las células normales, procede de una proteína más grande llamada proteína precursora de amiloide (PPA). El funcionamiento normal de ambas proteínas aún permanece sin aclarar, pero se sabe que los niveles de beta-amiloide aumentan de forma destacable en el Alzheimer.

Doce genes y un desencadenante desconocido

Investigadores de la estadounidense Clínica Mayo han elaborado el primer mapa de la variabilidad genética asociada al Parkinson. Su investigación revela cambios en doce genes que confieren a quien los posee más susceptibilidad para padecer la enfermedad, y supone la primera asociación a gran escala del genoma humano con una dolencia compleja.

De todos modos, las conclusiones de los investigadores apuntan a un origen más complejo del Parkinson, ya que han “identificado 12 genes que confieren a quien los tiene una predisposición a enfermar; pero el efecto de cada uno de ellos no es suficiente y hacen falta interacciones entre genes o, más probablemente, entre varios genes y factores ambientales para que la enfermedad se desencadene”. Según esta teoría, no basta con tener los genes, y es necesario además un factor externo que la dispare.

Las insospechadas virtudes del té verde

Esta infusión puede proteger contra los estragos que causa la enfermedad de Alzheimer, según un estudio de la Universidad del Sur de Florida, en Tampa. Una de sus sustancias, denominada epigallocatecina-3 gallate (EGCG), tiene una potente acción antioxidante capaz de proteger el cerebro del daño neurodegenerativo causado por la dolencia.

Tras administrar inyecciones puras de EGCG a ratones de laboratorio durante varias semanas, los investigadores observaron en su cerebro una reducción de hasta el 54 por ciento de los depósitos amiloides asociados a la enfermedad, y comprobaron que otros flavonoides del té inhibían o disminuían el efecto protector del EGCG, por lo que el consumo de la bebida no protege el cerebro por sí solo, sino que debe suplementarse con esta sustancia.

Deporte para prevenir la demencia

Investigadores del Instituto Karolinska, de Suecia, afirman que la práctica de ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de padecer Alzheimer y demencia en las personas de edad avanzada. Su investigación revela que quienes realizan al menos media hora de ejercicio dos veces por semana tienen la mitad de posibilidades de desarrollar una demencia según pasan los años.

En el caso del Alzheimer, los expertos creen que las personas con una tendencia genética a padecer esa patología podrían reducir en un 60 por ciento esta posibilidad, aunque no saben por qué el ejercicio disminuye este riesgo. Una de las hipótesis es que podría deberse al incremento del flujo de sangre hacia el cerebro.


Do You Yahoo!? La mejor conexión a Internet y 2GB extra a tu correo por $100 al mes. http://net.yahoo.com.mx

AHANAOA A.C.

AHANAOA A. C.

Portal Oficial de la Asociación Hispano Americana de Nutriología Alternativa Ortomolecular y Antienvejecimiento Asociación Civil

Inscríbete a nuestra asociación de nutrición ortomolecular y antienvejecimiento: AHANAOA A. C.

Método Ortomolecular

En medicina ortomolecular se considera que las enfermedades se originan por causas múltiples no específicas, congénitas o adquiridas. Estas causas dan lugar a aberraciones bioquímicas, cuya acumulación da lugar a los síntomas e indicios, de los cuales se sigue la percepción de un estado de enfermedad. Algunas enfermedades clínicamente evidentes se pueden describir como conjuntos difusos de anomalías bioquímicas. Claramente, es ventajoso que los médicos reconozcan y corrijan los pequeños conjuntos de anomalías bioquímicas a los pacientes en una fase temprana, antes de que la extensión de las anomalías dé lugar a enfermedades reconocibles.

En la práctica, el doctor ortomolecular confía en gran medida en las pruebas de laboratorio. Además de las analíticas clínicas estándar, los doctores ortomoleculares emplean una amplia gama del sofisticados análisis de laboratorio, incluyendo análisis de aminoácidos, ácidos orgánicos, vitaminas y minerales, el estado de vitaminas funcionales, hormonas, inmunología, microbiología y función gastrointestinal. Muchas de las pruebas más nuevas no han sido aceptadas por la medicina convencional.

La terapia ortomolecular consiste en procurar proporcionar cantidades óptimas de sustancias normales al cuerpo, comúnmente por administración oral. En los primeros tiempos de la medicina ortomolecular, esto significó generalmente terapias con dosis altas de un solo nutriente. Sin embargo, algunas dolencias requieren dejar de tomar temporalmente sustancias normales. Así, lo “óptimo” es una cuestión de juicio clínico. A menudo, el médico ortomolecular emplea múltiples sustancias vitales (aminoácidos, enzimas, nutrientes no esenciales, hormonas, vitaminas, minerales, etc.) en un esfuerzo terapéutico de restaurar éstos (o sustancias derivadas de ellos) a los niveles estadísticamente normales en personas jóvenes sanas.

La suplementación con dosis relativamente grandes de vitaminas se da a menudo y la terapia conocida por el nombre de "terapia de megavitaminas" se ha llegado a asociar popularmente con este campo. La terapia de megavitaminas es la administración de cantidades grandes de vitaminas, a menudo muchas veces mayor que la cantidad diaria recomendada (RDA por sus siglas en inglés, de "recommended dietary allowance"). Los ácidos grasos de cadena corta son producidos por la fermentación de la fibra dietética en el colon, después son absorbidos y utilizados, ayudado a menudo con una combinación de probióticos, de prebióticos y de los “gliconutrientes” que se agregan a la dieta.

Las sustancias pueden ser administradas cambiando la dieta para acentuar ciertos elementos altos en nutrientes, suplementación dietética con tabletas, o la inyección intravenosa de soluciones nutritivas.

Un estudio publicado en mayo de 2004 [1] por el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa se enfocó en quién utilizaba la medicina complementaria y alternativa (CAM, por sus siglas en inglés, de Complementary and Alternative Medicine), qué se utilizaba y por qué fue utilizada en los Estados Unidos por adultos a partir de 18 años durante 2002. Según este reciente estudio, la terapia de megavitaminas era la novena terapia de CAM más generalizada (2.8%) en los Estados Unidos durante 2002 [2] .
En conformidad con estudios anteriores, este encontró que la mayoría de los individuos (54.9%) utilizaban terapias de CAM conjuntamente con la medicina convencional (página 6):
El hecho de que solamente el 11.8% de adultos buscaran los cuidados de un médico alternativo licenciado o certificado sugiere que la mayoría de los individuos que utilizan terapias alternativas se auto-recetan o auto-medican.

Relación con la medicina convencional
La Sociedad Internacional para la Medicina Ortomolecular tiene entre sus miembros y autores muchos doctores convencionalmente entrenados. Sin embargo, la medicina convencional o alópata, ve la mayoría de las terapias ortomoleculares como escasamente probadas para el uso clínico, tanto por la carencia de estudios oficiales como por los conflictos de los estudios realizados.
La medicina ortomolecular demanda una farmacología alimenticia en desarrollo que se solape entre la medicina natural y la medicina convencional.

La relación entre la medicina convencional y los autores ortomoleculares ha sido a veces de antagonistas desde el punto de vista técnico. Algunos autores han afirmado que las políticas partisanas, la influencia de la industria farmacéutica y las cuestiones competitivas son factores significativos. Otras terapias ortomoleculares están reconocidas y permitidas oficialmente desde hace tiempo en Europa y Japón.

Doctores ortomoleculares
Glen Dettman
Abram Hoffer
Archie Kalokerinos
Fred R. Klenner
Julian Whitaker

Científicos ortomoleculares
Irwin Stone
Linus Pauling

Referencias
Estudio publicado por el National Center for Complementary and Alternative Medicine en mayo de 2004
Informe de terapia de megavitaminas, tabla 1, página 8 (pdf)
Abram Hoffer (1998) Putting It All Together: The New Orthomolecular Nutrition, McGraw-Hill, ISBN 0879836334
Abram Hoffer, M.D. with Linus Pauling (2004) Healing Cancer: Complementary Vitamin & Drug Treatments, CCNM Press, ISBN 1897025114
Pauling, Linus (1986) How to Live Longer and Feel Better, W. H. Freeman and Company, ISBN 0-380-70289-4
Roger J. Williams, Dwight K. Kalita (1979) Physician's Handbook on Orthomolecular Medicine, Keats Publishing, ISBN 0879831995
Melvyn R. Werbach, Jeffrey Moss (1999) Textbook of Nutritional Medicine, Third Line Press, ISBN 0961855096
Joseph E. Pizzorno, Jr., Michael T. Murray (November 2005) Textbook of Natural Medicine, 3rd edition, Churchill Livingstone, ISBN 0443073007 · 2368pp

Véase también
Life extension
List of life extension related topics
Megavitamin therapy

Enlaces externos
Orthomolecular Medicine
Orthomolecular Medicine Online
DoctorYourself.com - Personal site of Andrew Saul PhD, Contributing Editor for the Journal of Orthomolecular Medicine.
Analysis of Megavitamin Therapy
Orthomolecular Therapy, a critical analysis by Stephen Barrett
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Medicina_ortomolecular"

MEDICINA ORTOMOLECULAR

La medicina ortomolecular, nutrición ortomolecular o nutrición óptima es una terapia que acentúa el uso de las sustancias naturales encontradas en una dieta sana, tales como vitaminas, minerales dietéticos, enzimas, antioxidantes, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibra dietética y ácidos grasos intestinales de cadena corta (SCFA), para la prevención y el tratamiento de enfermedades. La medicina ortomolecular se centra en el papel de la nutrición apropiada en relación con la salud. La nutrición óptima afirma que muchas dietas típicas son escasas para la salud a largo plazo. La nutrición es lo primero en los diagnósticos y tratamientos de medicina ortomolecular, y los medicamentos se utilizan solamente para indicaciones específicas.
La medicina ortomolecular se define como la disposición de la constitución molecular óptima, especialmente la concentración óptima de las sustancias que están normalmente presentes en el cuerpo, para los propósitos de tratar la enfermedad y de preservar la salud.
Linus Pauling propuso el término “medicina ortomolecular” en 1968 en la revista Science. El campo de la psiquiatría ortomolecular se ocupa del uso de la medicina ortomolecular de tratar problemas psiquiátricos.